Comunicado

Postura-AcosoEnLaU

Monterrey, N.L.

9 de Noviembre de 2017


A la sociedad en general:

Comienza una tendencia de revelar las situaciones de hostigamiento y abuso sexual. Y, ni Monterrey, ni sus universidades se libran de esta situación. Pero si no somos nosotras como sociedad las que denunciamos públicamente estos casos, ¿quién más lo hará? Movidas por la necesidad de convertir a las universidades en espacios seguros y, darle voz a la infinidad de víctimas que no tienen visibilidad, hemos decidido crear este espacio y movimiento.  

Desde el 2015, nos hemos dado la tarea de recopilar testimonios donde hombres mayores, en su calidad de maestros, acosan, seducen o abusan de estudiantes en instituciones privadas y públicas de Monterrey. Aunque, muchos de los testimonios sucedieron antes de la fecha establecida, hasta ahora están saliendo a la luz. Entre estos casos, destaca el de M. Él acumula, según diversas voces, más de 20 años de casos de acoso y abuso psicológico, emocional y sexual hacia sus alumnas con edades promedio de los 16 a 19 años. La gravedad de los casos impunes termina por manchar al gremio literario y a la universidad donde trabaja ubicada en el corazón de nuestra comunidad.

Si bien los abusos que hemos registrado tienen distintos niveles de gravedad, todos responden a un mismo patrón depredatorio. Estamos conscientes que pueden surgir muchas dudas respecto a la naturaleza del término “abuso”. ¿Qué es y qué no es? Muchas víctimas eligen el silencio por desconocimiento del crimen, por eso nos remitirnos al Código Penal de Nuevo León para dilucidar estas dudas.
 

  1. Hostigamiento delimitado en el ARTÍCULO 271 BIS, es todo aquello que implique asedio, solicitando ejecutar cualquier acto de naturaleza sexual, valiéndose de su posición jerárquica de poder, derivada de su posición jerárquica profesional, religiosa, doméstica, y docente.

  2. Acoso, delimitado en el ARTÍCULO 271 BIS 2,  normalmente conocido como abuso, implica el asedio, el acoso (verbal o físico) de términos, señas, imágenes que contengan una connotación sexual o lasciva, exhibicionismo corporal, o de desventaja de la víctima a una o más personas de cualquier sexo, sin que la víctima haya otorgado su consentimiento.

  3. En el caso de la existencia de una diferencia importante de edad, como en el caso de docente y alumno, no se considera que el alumno esté entregando un consentimiento “verdadero” y se denomina así mismo estupro, el cual incrementa la pena de cárcel y es un crimen en sí mismo, como lo mencionamos anteriormente.

 

Es así, que a través de este espacio virtual de denuncia pública, nos remitimos a recopilar los testimonios sobre hostigamiento sexual, acoso y estupro, para manifestarnos en contra de todos aquellos que violen los artículos 271 BIS y 271 BIS 2 del Código Penal de Nuevo León. Asimismo, invitamos a la sociedad a seguir remitiendonos estos casos para que ninguna voz vuelva a quedarse callada y ninguna estudiante tenga que vivir los efectos del abuso, tales como el estrés postraumático, ataques de pánico sentimientos dañinos para su vida y revictimización.  

Aunque sabemos que muchas instituciones no tienen delimitado dentro de su reglamento estudiantil la penalización de relaciones entre profesor y alumno, (suponemos que lo es porque ya es un crimen en sí mismo) exigimos enérgicamente que exista una consecuencia para todos aquellos que aparecen -y aparecerán- dentro de esta página. Exigimos cero tolerancia para estos abusadores sistemáticos, los cuales utilizan su posición privilegiada, y la confianza que se les otorga, para acercarse y posteriormente abusar de sus alumnas. Demandamos la renuncia de todos aquellos profesores que incurran en este reprobable comportamiento.

Se necesita generar una política de prevención a la violencia sistemática contra las mujeres, así como mejores mecanismo de denuncia en donde las víctimas sean escuchadas. Este espacio es una llamada para que las universidades comiencen a implementar protocolos y capacitación en el tema.

Por último, reiteramos nuestra invitación a todas aquellas personas que ya por suficiente tiempo han quedado en silencio. Siempre tendrán un espacio con nosotras.


Atte.

#AcosoEnLaU
acosoenlau@gmail.com