“Me enamoré de ti desde el primer momento que te vi entrar al taller”, ella tenía 16.

"A mi amiga la acosó M cuando estaba en preparatoria.

Llevaba una clase de escritura creativa con él, y lo admiraba mucho. Se le hacía una persona muy linda y le ofreció varias veces llevarla a su casa. De esta manera, se comenzó a acercar a ella y ganar su confianza. Un día la agregó a Facebook y comenzaron a platicar.

En una de esas charlas, Felipe le confesó que desde que la conoció se había enamorado de ella, que le encantaban sus ojos verdes y que desde que la conoció había metido los papeles para divorciarse de su esposa, pero le pidió discreción en sus intenciones porque era su maestro. Le dijo que si otros sabían, ella se iba a meter en problemas. Ahí mismo le pidió una oportunidad para salir porque él no podía dejar de pensarla. Mi amiga se asustó al escuchar esto de un maestro, inmediatamente lo bloqueó de todas las redes sociales.

Al día siguiente recibió un correo suyo, pero no lo quiso abrir. De tanto estrés, le comenzaron a dar ataques de ansiedad y hasta la fecha tiene secuelas. Mi amiga se lo contó a algunas autoridades y quisieron denunciarlo, pero le dijeron su testimonio no era una prueba. Hasta ahora, los casos de acoso universitario nunca han ganado en Monterrey."