"Esto es para ti"

"M abusó a mi mejor amiga cuando era su alumna en la Universidad, y la había contratado en su negocio de talleres creativos. En la Universidad la pidió como becaria. Él le había insistido mucho que quería algo con ella, inclusive le llegó a pedir que dejara a su novio para estar con él. Ella hacía oído sordo a todo lo que él le decía, pero empezaba a incomodarla. No quiso cortar la relación por temor a que fuera afectar en su vida profesional. En varias ocasiones la buscó afuera de sus clases. La invitaba a salir, a comer, a eventos del medio con la excusa de que necesitaba su ayuda. Como ella tenía novio, al principio sólo le declaraba “su amor”, ella le decía que estaba en una relación, y no sentía lo mismo por él.

Un día se toparon en un evento. Ella después de ahí tenía planeado ir al Harem para una investigación de otro trabajo. Él se ofreció a acompañarla, le dijo que sería más seguro para ella si iba acompañada, y si bien él la hacía sentir incómoda, era su maestro y su jefe; le dijo que estaba bien.

Ya estando ahí mi amiga necesitaba hablar con una de las bailarinas, así que le pagó su tiempo y subió con ella a los privados y camerinos de arriba. Ella estaba platicando con la bailarina cuando él entró. Llegó con una chava joven, no mayor de 20 años, y se puso a un lado suyo. Mi amiga le sacó de pedo que su profesor, estuviera entrando a la habitación. En un principio pensó que sólo le traía otra chava para que hablaran. Pero, no fue así. Él se bajó los pantalones y empezó a tener relaciones con la bailarina que había traído. Mi amiga no supo qué hacer, se quería salir pero sólo se quedó estática, a un lado suyo y temblando. Mientras se venía le dijo: “esto es para ti”, mientras intentaba acariciar el cabello y el cuello. Ella temblando le dijo: “ya me quiero ir”. Ya pudo moverse y salió corriendo.

M le dijo que no le podía decir a nadie lo que había pasado, y que si le decía a su novio él la iba a cortar, así que ella no podía arriesgarse. Igual, se lo dijo a su novio quien también es una víctima de esto.

Al siguiente día, le dijo a M que ya no lo quería volver a ver. Al cortar todos los lazos con M, tuvo que renunciar a su trabajo, a su beca en la universidad y dejar sus estudios para no tenerlo que volverlo a ver. Hasta la fecha tiene que ir a terapia psicológicas porque sufre de estrés postraumático y sigue sin olvidar la imagen de su maestro cogiendose a una prostituta en su cara.