No sé de dónde obtuve el valor para levantarme de la silla y salir de la oficina... jamás volví a ese lugar

"Han pasado mas de 20 años... siento que a través de ustedes puedo tener el valor de denunciar el acoso del cual fui victima. Soy egresada de la carrera de Diseño Industrial, que se imparte en la -- de la --, y como parte del plan de estudios llevé la materia de Ergonomía, la cual era impartida por el Lic. L, quien además laboraba como investigador en la Ex Hacienda San Pedro, en Zuazua, Nuevo León. L, es antropólogo de profesión... imaginen cuales eran las situaciones que nos llevaron a apodarlo como "el antropófago". Al tratarse de la materia de Ergonomía, constantemente hacía comentarios inapropiados sobre la anatomía y el cuerpo humano... algunas nos reíamos por nervio... no detectabamos que estabamos frente a un acosador. Este profesor tenía un cubículo en unas oficinas que estaban contiguas al --, y en una ocasión posterior a un examen pidió a varios alumnos que fuéramos a su oficina para aclarar dudas sobre el examen. A mi me atendió hasta el final... y hoy mismo me duele recordar y me cuesta tanto relatar los tocamientos de los cuales fui victima... al principio muy tenues y disfrazados, para luego ser mas descarados y directos. No sé de dónde obtuve el valor para levantarme de la silla y salir de la oficina... jamás volví a ese lugar y afortunadamente después de aprobar su materia jamás volví a tener contacto con él, pero ese momento de acoso dejó una huella profunda que apenas hoy, después de 25 años siento que puede empezar a sanar. Varios años después, en una reunión de exalumnos, surgió el tema... y puedo relatar que mis manos volvieron a sudar y mi corazón volvió a sentir miedo como en aquella ocasión. Aunque no confesé a mis excompaeros lo que había ocurrido, me di cuenta que al menos otras dos de mis compañeras sufrieron casos similares en ese asqueroso cubículo."